Joan Miró

… entro en mi taller y soy atraído como por magnetismo… Un tubo de pintura en el suelo me atrae, necesito abrirlo, empezar cualquier cosa. Es algo inmediato. Estoy en mi cueva, estoy como un niño en su cueva”.

 

 “Considero mi taller como un huerto… trabajo como un hortelano o como un vinatero. Las cosas vienen lentamente. Mi vocabulario de formas, por ejemplo, no lo he descubierto de una vez. Se formó casi
a pesar mío”.

 

“Los dibujos que a veces hago antes de realizar algunas telas son un documento íntimo, por decirlo así, que me sirven para llegar a una depuración plástica completa, para conseguir así la verdadera expresión del espíritu. Una vez realizadas las telas, destruyo esos dibujos o los guardo para usarlos como trampolín para otras realizaciones, como un humilde obrero”.

 

Joan Miró

En http://www.revistadearte.com/2009/03/26/evocacion-de-la-imagen-femenina-de-miro-en-bancaja/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *