SONETO XIII

SONETO XIII

Por Michelangelo Buonarroti

XIII

Cuando el ministro de los suspiros míos 
en el mundo, ante mis ojos, se apartó de sí, 
natura, que dignificarlo quería entre nosotros, 
avergonzada quedó, y quien le vio, en llanto. 
Más cual de otros no se envanezca hoy 
de este sol del sol, que así lo apaga y toma 
la muerte, pues amor venció, que vivo le hizo 
en la tierra y entre otros santos del cielo. 
Así creía la muerte inicua y mala 
acabar el son de sus virtudes tantas, 
y que el alma se dijese menos bella. 
Efectos contrarios iluminan los valores 
de la vida mas que cuando en vida estaba, 
y muerto es del cielo, que antes no lo guardaba. 

Miguel Ángel Buonarroti

Posterior a 1528. El folio del manuscrito posee diversos esbosos. Entre ellos el perfil de un viejo, con barba, que mira a una mujer de senos desnudos y flácidos.

Cerrar menú