Soneto XIV

Soneto XIV

Por Michelangelo Buonarroti

XIV

Si el deseo inmortal que alza y modera 
los demas pensamientos, aflorase los míos, 
quizá a quien en la casa de Amor despiadado 
reina, tornarle podría en apiadado. 
Más pues que el alma por ley divina 
mucho vive, y el cuerpo muere en breve, 
no puede el sentido su alabanza o valor 
describir del todo, si del todo no entiende. 
Entonces, ¡ay de mi!, ¿cómo será entendido 
el casto deseo que al corazón enciende, 
por quienes siempre a sí en los demás se ven? 
Mi jornada mejor no me es posible 
con mi señor que atiende a las mentiras, 
pues diciendo verdad, es embustero quien no cree. 

Miguel Ángel Buonarroti

Escrito en 1532. Es probablemente el primero de los sonetos dedicados al joven Tommaso dei Cavalieri. En ese momento el culto y bellisimo muchacho romano tenia diecisiete años, y Miguel Angel cincuenta y siete. 
Esta relacion, que durara toda la vida del artista, es la fuente del mas importante grupo de poemas amorosos miguelangelescos. 

Cerrar menú