SONETO X

SONETO X

Por Michelangelo Buonarroti

Dime de grado, Amor, si estos mis ojos 
de veras ven a la beldad que aspiro 
o si va dentro en mi, y a donde miro, 
veo esculpido entonces su rostro. 
Tú lo debes saber, pues que con ella vas 
a arrancarme la paz y darme enojo; 
mas perder no querría un mínimo suspiro, 
ni pedir otro fuego de mas breve ardor.
-La belleza que ves en verdad está en ella, 
pero crece al subir hasta un lugar mejor, 
y por los ojos mortales viene el alma. 
Ahí divina se vuelve, honesta y bella, 
pues semejante a sí es todo lo inmortal: 
Y esta, no aquella, se llega hacia tus ojos. 

Escrito posterior a 1528. Exacta trasalación al soneto de una teoría platónica sobre la belleza.

Cerrar menú