Soneto XXX

Soneto XXX

POR MICHELANGELO BUONARROTI

Sì come nella penna e nell’inchiostro

è l’alto e ‘l basso e ‘l medïocre stile,

e ne’ marmi l’immagin ricca e vile,

secondo che ‘l sa trar l’ingegno nostro,

così, signor mie car, nel petto vostro,

quante l’orgoglio è forse ogni atto umile;

ma io sol quel c’a me propio è e simile

ne traggo, come fuor nel viso mostro.

Chi semina sospir, lacrime e doglie,

(l’umor dal ciel terreste, schietto e solo,

a vari semi vario si converte),

però pianto e dolor ne miete e coglie;

chi mira alta beltà con sì gran duolo,

ne ritra’ doglie e pene acerbe e certe.

SONETO XXX

Así como en la pluma y en la tinta

vive el alto, el bajo y el mediocre estilo,

y en los mármoles la imagen vil o rica,

según tratarlos sepa nuestro ingenio;

igual, querido señor mío, en vuestro pecho

hay tanto orgullo como acto humilde;

mas yo sólo lo que a mí es parecido

saco, cual mi rostro bien enseña.

Quien siembra suspiros, lágrimas y duelo,

(el humor del terrestre cielo, puro y solo,

en varias semillas se convierte en vario),

sólo llanto y dolor obtendrá en siega;

quien mira alta beldad con daño tanto,

sacará duelo y pena acerbo y cierta.

Escrito alrededor de 1534, para Cavalieri. 

El sentido del primer terceto y el subsiguiente verso, es el que sigue: Así como el líquido terrestre —la lluvia— descendido puro del cielo, se hace diverso, en la savia, según las varias semillas que alimente, asi quien siembra suspiros, lágrimas y penas sólo puede recoger llanto y dolor. 


Cerrar menú