Soneto XXIV

Por Michelangelo Buonarroti Si fuese el fuego igual a la belleza de vuestros ojos, que de ellos sale, no habría en el mundo región tan helada que no ardiese cual dardo encendido. Mas el cielo, piadoso a nuestros males, de toda la beldad que en vos comparte, la visiva virtud cela y divide por la vida aquietar mortal y áspera. No es pues igual el fuego a la belleza, ya que se enllama y enamora sólo de lo bello celeste que él conozca. Y así ocurre, señor, en la edad mía: sino veis que por vos ardo y muero, es…

Continuar leyendo

Soneto XXIII

Por MIchelangelo Buonarroti No sé si es la deseada luz de su primer autor, que el alma siente, o si entre la memoria de la gente  alguna otra beldad brilla en el corazón; o si fama o algún sueño lo produce manifiesto a los ojos, al corazón presente, de sí dejando un no sé qué ardiente que quizá es lo que me lleve a llorar. Lo que siento, lo que busco y me guía en mí no está;  ni bien sé mirar donde encontrarlo pueda, aunque alguien me quiera mostrar. Esto, señor, me ocurre tras de verte, un dulce amargo, un…

Continuar leyendo

Fin del contenido

No hay más páginas por cargar

Cerrar menú