EXPOSICIÓN DE ESCULTURA EN PIEDRA MAESTRO MIGUEL ÁNGEL BETANCUR TAMAYO

121 DSC_0050

EXPOSICIÓN DE ESCULTURA EN PIEDRA
MAESTRO MIGUEL ÁNGEL BETANCUR TAMAYO

Inauguración de la exposición.

Inauguración: Sábado 11 de Junio de 2016 a las 11 am. Auditorio del Museo Juan del Corral, en Santa fe de Antioquia.

La exposición estará abierta hasta el 10 de Julio de 2016 en la Sala de exposiciones temporales del Museo Juan del Corral.
Calle de la amargura # 9 – 77 Santa Fe de Antioquia (Colombia)
Teléfonos 853 4605 – 853 2109 [email protected]

Horarios
Lunes, martes, jueves y viernes, 9:00 a.m. a 12:00 m. y 2:00 a 5:30 p.m.
Sábados, domingos y festivos, 10:00 a.m. a 5:00 p.m. Miércoles, cerrado

123

El Museo Juan Del Corral se complace en presentar una nueva muestra de arte, del artista Miguel Ángel Betancur Tamayo.

Presentamos en esta exposición 33 esculturas desde pequeño formato hasta escultura monumental en diferentes materiales como la piedra arenisca (bogotana), el barro (terracota) y el bronce, acompañadas de una serie de fotografías de la obra escultórica monumental realizada hasta el momento.

Ésta muestra hace hincapié en la talla directa como técnica esencial de la escultura, plantea el enfrentamiento “combate” entre el escultor y el material, refuerza el concepto de escultura tallada de un volumen definido, como una búsqueda impuesta por sí mismo, consciente de las limitaciones que ésta labor conlleva.

120

Decía Leonel Estrada acerca de esta obra:

Su trabajo es transformación de la materia, sin salirse de ella, sin trucos ni maquillajes. Crea quitando, nunca poniendo y a pesar de ello, sus esculturas crecen y se ensanchan. Tiene mucho que decir y lo dice a través de las texturas que va creando, contraponiendo, o por medio de ritmos y volúmenes. Busca que el aire circule alrededor, nunca a través de ellas, por eso su trabajo es emblocado y no ofrece problemas de espacios interiores, de orificios o de vanos. Cada obra realizada es una representación en que se debaten angustias con alegrías, formas y espíritus.
Miguel Ángel es un artista tenaz, le sobra vocación, ama el cincel y el martillo como a sus propios hijos. La escultura le resulta una necesidad vital, le sobra vocación, por eso es tenaz y atrevido.

La obra del Escultor Miguel Ángel Betancur T. está centrada en la mujer, se trata de humanizar el material, lo que le da un toque de vitalidad y fuerza expresiva.

9e685-escult_mabt_1_2

 

Nacido en 1953, el Maestro Miguel Ángel Betancur Tamayo empezó a trasegar por el mundo de la Escultura desde el año 1973 en el que ingresó al Instituto de Artes Plásticas hoy Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia.

En el año 1976 inauguró su primer monumento “La Industria” en la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Pontificia Bolivariana.
Expone colectivamente e individualmente desde 1974 a nivel regional y nacional.

Ha realizado más de 35 monumentos públicos entre ellos están: El monumento a Simón Bolívar denominado “Bolívar y la Libertad” colocado en el Parque principal de la Ciudad de Envigado; “Chiminigagua o La Creación de la Luz” la más grande escultura en Piedra del país localizada en la Central Hidroeléctrica del Municipio de San Carlos (Antioquia) que mide 18 metros de larga por 6 metros de altura y un peso aproximado de 184 toneladas, realizada en el año 1982; “Un Coloquio de vida” grupo escultórico en concreto patinado instalado en el Hospital Fundación Universitaria San Vicente de Paúl en Medellín y el Monumento a Gregory Elías en Curazao en las Antillas Neerlandesas.

Para los turistas que visitan la ciudad, significa una oferta turística enriquecida, siguiendo la línea de las exposiciones que realiza constantemente el Museo Juan del Corral.

Sea pues bienvenida esta magnífica exposición que acerca a la comunidad lugareña y visitante a la Ciudad Madre, a una de las más importantes expresiones artísticas del hombre desde sus primeros tiempos, y con una muy especial calidad técnica y conceptual.

d0a58-de_la_seriee_la_carga

Contacto
Miguel Angel Betancur T.
Escultor
Teléfono: 3312543
Celular: 314 689 41 74
www.miguelangelbetancur.com
eMail : [email protected]

[Nota en la prensa] Fuego en el taller del escultor Betancur

Foto: Giuseppe Restrepo

Hoy en el periódico El Mundo, en Medellín, hacen una reseña de porque actualmente tengo frenado el trabajo y el inicio de clases.

 

Un incendio y una quemadura en la pierna del artista Miguel Ángel Betancur tienen suspendidas las clases en su Taller Galería Escultor.

Leer la nota completa en: Fuego en el taller del escultor Betancur

Clases de escultura figurativa

El Taller Galeria Escultor Miguel Ángel Betancur Tamayo
Informa que tiene abiertas las inscripciones para los cursos y talleres de: Escultura, dirigidos y libres, en barro, madera, piedra y bronce.
El cual se ofrece en su sede de Envigado,
Carrera 41 Nro. 38 A sur 32.
Teléfono 331 25 43.
Celular: 3146894174
Email: [email protected]
Web: www.miguelangelbetancur.com

Estos cursos se desarrollarán en forma práctica, llevando al alumno al conocimiento y manejo de la figura humana en la escultura, a través de diferentes problemas formales previamente definidos.

El Maestro Miguel Ángel Betancur T. ha realizado más de 35 monumentos públicos entre ellos están : El Monumento a Simón Bolivar denominado “Bolivar y La Libertad “, colocado en el Parque Principal de la Ciudad de Envigado. La más grande escultura en piedra del país localizada en La Central Hidroeléctrica de San Carlos, denominada:“ El Chiminigagua o La Creación de la Luz “.que mide 18 metros de largo por 6 metros de altura y un peso aproximado de 184 toneladas realizada en el año 1982. El grupo Escultórico denominado “ Un Coloquio de vida “ para el Hospital Universitario San Vicente de Paúl en Medellín. Y el monumento a Gregory Elías en Curazao.

Recordando al Escultor José Horacio Betancur B. hoy 10 de noviembre a sus 58 años de muerto.

Evocación de un Escultor

A los seis y a los veinte años de su muerte se hizo una evocación del escultor con sendas exposiciones de su obra en el Museo de Zea 1963 y en la Biblioteca Pública Piloto 1977 , allí algunos de sus amigos hicieron una semblanza que bien vale la pena conocer

 

 

Hoy a sus 58 años de muerto quiero recordarlo con el escrito de uno de sus amigos más cercano El Poeta Carlos Castro Saavedra

 

 

 

Una Elegía

El Colombiano Literario, Domingo 24 de noviembre de 1957

 

 

Adios José Horacio

 

Por Carlos Castro Saavedra

( En la muerte del escultor José Horacio Betancur )

10 de noviembre de 1957

 

De par en par abierta

por un golpe de plomo y mala suerte,

tu cabeza desierta

en raíces y en hojas se convierte.

 

Yo quiero que te quedes,

pero tú te despeñas por la herida

y a duras penas puedes

esculpir en el polvo tu partida.

 

 

Escultor, pero ciego,

ciego bajo la tierra y sin martillos,

dilapidas tu fuego

en medio de cartuchos amarillos.

 

Parece que es un sueño,

pero es verdad que vuelas y te alejas

y que en vano me empeño

en retener las alas de tus cejas.

 

Labrador ya no eres

de piedras duras y maderas bellas,

labrador de mujeres

elementales como las estrellas.

 

Eres puro trasmundo

y si algo brilla en tus alrededores,

es mi llanto profundo

que te busca entre zarzas y entre flores.

 

Te recuerdo a pedazos,

pues participo de tus destrucciones,

y no alcanzan mis brazos

a juntar tus escombros y terrones.

En un buque muy serio

tu corazón naufraga sin testigos,

y en torno al cementerio

esperamos el turno tus amigos.

 

 

Nada podemos, nada

contra la muerte y sus tenaces besos,

que gastan la mirada

y derrumban la estatua de los huesos.

 

Me queda la esperanza

de que puedas oirme desde el suelo,

y de que mi labranza

convierta en pan la sombra de tu pelo.

 

Siento que te hayas ido

sin anunciar, en medio de amapolas

y que no hayas podido

despedirte del mar y de las olas.

 

Me gusta, sin embargo,

pensar que viajas por la tierra entera,

a cumplir el encargo

de esculpir una patria verdadera.

 

 

 

 

 

 

 

EVOCACION DE UN ESCULTOR

Por Carlos Castro Saavedra Medellín, Octubre 1963

 

El escultor José Horacio Betancur ya empieza a convertirse en una piedra, a incorporarse a las rocas que el tiempo va amenazando bajo la tierra. Los que lo conocimos, lo admiramos y lo quisimos de verdad, desde el momento en que decidió marcharse para siempre, sentimos viva su muerte, sentimos tibia su frente helada, sentimos que no estaba quieto bajo el polvo (con las manos cruzadas sobre el pecho) sino en plena actividad, desgarrando el misterio, golpeando las raíces para darles forma de serpiente, exigiéndole a la tumba un espacio más grande y alimentando los minerales con su propia sustancia desatada. Fue tan vital José Horacio, tan intrépido, tan ardiente, que a uno le cuesta dificultad aceptar que está en reposo y que sus herramientas de trabajo esperan en vano su regreso.

 

A principios del próximo mes de noviembre, y como un homenaje a su memoria, se va a exponer en Medellín buena parte de su obra y en esta forma sus amigos y el público en general vamos a tener la oportunidad de recobrarlo físicamente, porque la verdad es que su obra es él, es su sangre y su rostro, su gesto característico (el del luchador que no se daba tregua en la lucha) y su sonido de minero y domador de piedras duras.

 

José Horacio Betancur vivió a prisa y caudalosamente, como si hubiera sabido, desde la cuna, que contaba con poco tiempo para realizar sus proyectos, para hacer su vida, para dejar en la madera y en el barro, en el hierro y el bronce, una huella profunda, casi una dentellada clamorosa. Trabajaba con furia, con amor y con furia, y las copas que salían de sus manos eran gigantescas, lo mismo que sus figuras mitológicas y sus hogueras revolucionarias. Como ninguno otro de sus compañeros de generación reflejó a su país en formación, a su país de tentativas y derrotas, a su Colombia infantil y dramática, llena de posibilidades y a la vez de caminos cerrados. El mismo, José Horacio, fue un niño tormentoso. Víctima de su propio temperamento, espejo de una patria en desorden, que poco o nada ha hecho por sus artistas y sus valores espirituales.

 

Aunque no cayó en una emboscada tendida por la violencia que hemos padecido todos en los últimos años, en una u otra forma, José Horacio fue alcanzado por el infortunio nacional. La tempestad sopló sobre su cara y apagó el fuego de sus ojos. La tempestad que no ha acabado de pasar y de herir cedros y escultores. El sentimiento de desintegración que a menudo nos asalta y nos acongoja a unos y a otros, fue el que se apoderó de José Horacio en los últimos meses de su vida, aunque él no se hubiera dado exacta cuenta de ello, y lo fue doblando y haciéndole perder el equilibrio, en una especie de batalla final, de batalla consigo mismo y su sentido dramático de la vida.

 

No perteneció a fracciones políticas de ninguna índole, pero fue fiel a su barro humano, a la arcilla popular de que estaba hecho. No se dejó atar por los convencionalismos y los halagos cortesanos, no labró sus piedras con timidez, para no estropear la siesta de los reyes, ni compartió las injusticias de los injustos ni las debilidades de los débiles. Su rebeldía se manifestó en todos sus actos. Aun en aquellos que parecen estar condenados a los desenlaces anodinos por la cotidianidad y la costumbre. La suya fue una personalidad combativa, valiente, indomeñable, pero en su corazón había espacio para la ternura, la amistad y los pájaros que se fatigan de volar y buscan un refugio en el pecho del hombre.

 

José Horacio fue hijo de las montañas, hermano de los ríos y partidario de los bosques y de los animales que los habitan. Fue elemental, fue tierra que esculpía, tierra que empuñaba un cincel y lo golpeaba volcánicamente. Me parece que estoy viéndolo en su taller, con su cara vidriada por el sudor, con su pelo desbordado sobre la frente, con su clamor y sus músculos crecidos, como si estuviera tallándose a sí mismo, dándose forma de escultura viva y monumento palpitante. Le sobró fuerza. Le faltó un poco de sobriedad, de medida y de ritmo, porque lo cierto es que el solo vigor no produce la conquista del mundo artístico, pero su desbordamiento no siempre se quedó en mitad del camino. Dejó obras hermosas, verdaderos testimonios de su pasión y su tormenta, que conmueven y reconcilian con la belleza y con la vida.

 

Con la muerte de José Horacio Betancur, acaecida hace ya varios años, murió un poco mi generación. Cuando partió él, sentimos todos sus compañeros un vacío en el alma, un vacío que seguimos sintiendo, y que no logramos llenar, ni siquiera en parte, con nuestra devoción a su memoria. La vida de José Horacio era también la nuestra, se confundía con nuestra sangre y compartía con ella su salud, sus sueños y su calor humano. Mañana será piedra, peñasco, cordillera – en forma ya definitiva – y los escultores del futuro sacarán de su pecho un mundo nuevo y limpio.

 Aplanchador:Bronce Cacique Nutibara13 El dolor 6 estudio 3 extasis Familia Antioqueña: detalle Familia Antioqueña:Carton:1 Familia Antioqueña:detalle5 José Horacio y la Bachue. La madremonte en el Cerro Nutibara La minera3 yJHBB Minera piedra mineria Antigua y moderna y JHBB Opresion:1947 Placido Vélez 3

Divagaciones sobre mi vida artística

 

Mirando mi quehacer artístico en retrospectiva tratando de resolver ese enigma que es y que ha sido mi vida escultórica, vale la pena tener en cuenta que empecé a exponer colectivamente a partir de 1974 e individualmente desde 1976 y realice mi primer monumento público en 1976.

Cabe destacar entonces,

La Exposición realizada en el Museo Francisco Antonio Zea (hoy museo de Antioquia) en el año 1986. Llamada ” 10 Años de Escultura ” Sirve perfectamente para echar una ojeada hacia atrás y una mirada al futuro.

Allí decía textualmente en el catálogo de la exposición:

Entre los diversos materiales y técnicas de la escultura, prefiero la talla directa, pues a ese combate entre el material y el escultor le rodea una atmósfera de misterio, de incógnita, únicamente despejada al terminar la obra, donde deben quedar al descubierto las cualidades innatas del material, sus texturas, formas y color.A esto se debe el carácter de expresionismo que le infundo a mis obras, dejando ver entre la fuerza del modelado vigoroso y decidido, las figuras humanas de piedra o mármol y no de carne y hueso… ”

Los temas e ideas que acompañan esta labor, son la naturaleza misma, sus fenómenos y la actitud reflexiva del hombre ante estos paisajes.

 

Allí expuse alrededor de cincuenta esculturas en diversos materiales y técnicas como la piedra talco (esteatita), el mármol, madera y bronce, junto con algunas fotografías de la obra monumental realizada hasta ese momento.

Para ese tiempo el concepto de talla directa en piedra, mármol o madera, debía ser afín al concepto escultórico de bloque, de unidad sellada, monolítico. Hasta ese momento ninguna escultura en piedra o mármol había sido perforada o tratada como fragmento o parte de un conjunto, en ellas me preocupé por el diseño completo de la figura ( con sus relieves ) dentro de cada bloque, la diferenciación de los planos esta dado por sus texturas, mis figuras no eran de pose, sino que me preocupaba porque tuviesen mucho movimiento. Armonía en todos sus angulos.

Algunos titulos de las obras fueron ”Las lavanderas “, ”La Noche“, “El Rio“,”La montaña” ,”El Eco“,”EL agua“,”El Buho,”El silletero “,y sus ocho variantes, ” El sapo “, “El minero “, ” Frutos de mí tierra “.etc.

Además he creído que el arte es una forma de comunicación entre los hombres. He buscado entonces ese lenguaje mediante la escultura figurativa, pues con ella puedo expresar el dolor, la angustia , la dicha o el placer que siento al contemplar el paisaje colombiano.

Para la exposición de 1989, En la Cámara de Comercio sede Medellín, presenté una serie de 24 mármoles italianos, 5 esculturas en Bronce y 2 bodegones también en Bronce.Lo más importante de ésta exposición fué la parte de los mármoles ejecutados con la mísma filosofía anterior de las piedras, esculturas figurativas completas abarcando las posibilidades del material, eran totalmente tridimensionales, seguían fieles al pensamiento del bloque original pero sin embargo cabe destacar su tamaño para ver realmente su dimension monumental, eran lajas de 5cms, de espesor(grueso) y variaban las alturas entre 30 y 50 cms. Y en las esculturas de Bronce hice gala de las libertades técnicas que me permite el material en obras abiertas que llevaron los titulos de : ” Libertad “, ” Primavera “, “La noche “, etc. e incursioné en bodegones netamente decorativos.

En esta exposición de la Cámara de Comercio me afirmo una vez más como escultor figurativo expresionista y hago unas reflexiones en el Catálogo de lo que es la Escultura para mí, del cual extracto una frase que resume todo este pensamiento: ” La escultura es mi vida, realidad y amor “.

Para la exposición del Museo El Castillo en 1990, presento alrededor de 28 esculturas en diversas técnicas : Mármol travertino peruano, Bronce, hierro y técnica mixta en piedra -hierro, destácandose los Bronces y las esculturas en hierro.

Esta muestra marcó una cierta ruptura con mi obra anterior, no solo hay investigación, sinó experimentación. Hay ua exploración de texturas en los diversos materiales; con los Bronces llego a la multisombra y con los hierros me afirmo en la exploración de una nueva técnica ; además presento la parte netamente decorativa de los bodegones en Bronce iniciada para la exposición del 89 y esta vez en piedra, saco a relucir todo el repertorio de texturas que permite la tallla directa y en las esculturas en mármol travertino peruano cabe destacar que son diametralmente opuestas a las esculturas en piedra de los primeros años,pues son trabajadas como fragmentos, cuidando el bloque del que nacen, pero con un contexto más libre, no anécdotico ni alegórico.

Para el año 1992, realizé una exposición como inauguración de mí taller-galería,ubicado en ese entonces en el barrio Laureles de Medellín, con obras en diferentes técnicas y materiales como piedra, bronce y técnica mixta en piedra-hierro.

Cabe destacar que las piedras aquí difieren a las anteriores, pues el cuerpo humano ya no se encuentra inscrito en ellas, sino que se presentan fragmentos, se libera la piedra, se hace más directo el mensaje, el fragmento que se apropia del bloque, se buscan ciertas partes para compartir y discernir acerca del mundo que nos rodea, la escultura se hace más pura, los diseños están estudiados de acuerdo a la configuración del bloque. En la técnica mixta piedra -hierro, se busca una integración para llegar a un lenguaje Nuevo buscando despojar la escultura de la rigidez de la piedra,llegando a un expresionismo con el hierro. Se presenta además por primera vez mís bronces martillados, buscando un perfecionamiento en la técnica y una identidad en el lenguaje.

Vale la pena mirar que paralelo a está época se realizan en mi estudio-taller,una serie de esculturas- mesas, tanto de sala como de comedor en bronce algunas, otras en piedra.

Hacia el año 1995 expuse en la Cámara de Comercio sede El Poblado, 40 esculturas en bronce, piedra y mármol, marcando una época de análisis tanto en forma como en contenido, donde se presentan esculturas en Bronce martillado en su mayoría en tamaño natural denominados: ”de la Serie de las Esclavas“, buscando una tranquilidad mental, exorcizándome frente a mís relaciones con el mundo y la pareja, es así como se encuentran: ” La esclava arrodillada “, La Esclava de los Secretos “, La del Orgullo “, La del Pensamiento, ” La del Agua , La de los recuerdos”, La Esclava de las Cadenas, “la esclava atrapada”, La de los sueños ” y ” La de las Ilusiones”.

También se presenta una serie de mármoles italianos pero esta vez no es la preocupación por el bloque en sí como anteriormente, sino que son esculturas en bajo y alto relieve, tratados como un todo tridimensional.

Considero entonces que comienzo un momento de mayor madurez y tranquilidad frente a las técnicas escultóricas trabajadas.

Hacía 1999 expongo en mí taller-Galería de Envigado una muestra que denomino ” De Primera Mano “con esculturas en materials diversos como el hierro, la Madera, la piedra y el barro, destácandose el interés por mostrar en mís obras la capacidad creativa y en las que no intervienen ayudantes, asesores o intermediario alguno, es así como en cada una de las obras está la impronta del creador, es un empeño por identificar los rasgos que hacen que materiales tan sencillos y nobles como el Barro y la piedra sean obras unicas, originales y que tengan su vida propia como objetos artísticos definidos y concretos.

Es así como vemos una serie grande de esculturas en terracota de gran formato que bien puede denominarse “”reminicencias o ” recuerdos”. Son vivencias mías o bien mi autobigrafía -de un concepto particular voy a un mundo universal- Una manera de mostrar la vida, la cara amable de los juegos y de las ilusiones, el reto a vivir y compartir en sociedad,el reto a seguir soñando partiendo de una vivencia concreta y realzando la importancia de materiales tan nobles como lo son el barro y la piedra, una manera de hacer escultura por el placer de modelar, por sentir la cadencia de los bajos y altos relieves , las depresiones y surcos que hacen de la escultura una sinfonía de formas y volúmenes, independiente del mensaje o actitud que allí pueda refjejarse.

Es el deseo, la afirmación de querer vivir con algo concreto y de sentir el mensaje oculto de los materiales; no se pretende encontrar nada nuevo, solo se vive y trabaja en y para la escultura afrontando las visicitudes y calamidades del medio social como fiel testigo de la vida, Mí obra es directa por eso los nombres o titulos no definen su esencia, su esencia radica en la forma, el volumen y el diseño, la escultura como tal está libre de denominaciones o marcas, simplemente esta ahí y es concreta y real, no da pie a engaños.

Toda mí obra es un reencuentro comigo mismo, es recobrar caminos de libertad,toda mí obra es una busquedad de experiencias nuevas y realidades concretas. Mi escultura es una busqueda de satisfacciones intimas trabajando los materiales en su esencia, preferentemente el barro y la piedra, no olvidando que el barro es el carboncillo del escultor en estos dos materiales se muestra la escultura en toda su dimensión.

Con el barro hago un estudio profundo de la anatomía con criterios clásicos, sacados del estudio de la obra de mís maestros, En las piedras manejo una libertad mayor de creación y abstracción en la figura en si misma sin dejar de ser el mismo.

En sintesis en Ia busquedad de mí identidad está lo natural y la recreación de la forma… Una escultura como simbiosis de forma, espacio y contenido… Voy hacia a un trabajo con un lenguaje directo y universal más que particular donde partiendo del concepto de bloque monolítico hago lectura de sus entrantes y salientes, protuberancias y surcos, formas y volúmenes los cuales combino con la textura quedando al descubierto una escultura sólida, amplía , precisa.

Trabajo partiendo del bloque en sí y para si. Trabajo dentro de un volúmen definido sin perforarlo ni hacer uso del espacio circundante, leyendo de acuerdo a mís necesidades intimas de comunicación.

Mí obra Escultórica esta centrada en la mujer, no en su representación humana de carne y hueso sino de piedra o barro- se trata de humanizar la piedra- lo que le da un toque de vitalidad y fuerza expresiva.

Por los contrastes en el cincelado de su superficie le confiero una expresión particular a cada una de las esculturas de acuerdo a su arquitectura natural, trabajando con lo esencial, libre de asesorios y detalles anécdoticos que desvién su atención generando un mensaje directo.

Es una escultura armónica, completa donde se respeta ante todo su masa y volúmen original y es modelada con una profunda fusion de movimiento, fuerza y expresión, con una concentración del modelado en una superficie sin brillo donde la forma no refleja la luz que se desliza sino que la concreta en unas formas redondas, apretadas donde prima el volúmen cerrado, el espacio curvo y donde se hace de la piedra el material protagonista de la escultura y se respetan las leyes de su constitución natural.

 

 

 

Mi Filosofía

 

La Escultura, es el arte de ennoblecer las cosas sencillas y cotidianas, es el arte de la sinceridad y la veracidad, es el arte donde todo es posible por la magia de los sueños, es el arte de participación, de comunidad, de gozo de alegría y compañerismo.

Las formas Escultóricas de por sí viven y sueñan, gozan y sienten, siempre y cuando el Escultor viva, goce y sienta lo elemental, sencillo y valedero de un trabajo ennoblecedor y capte la esencia del medio, del paisaje que a diario nos brinda la naturaleza, que razone y discierne, y eleve con su ejemplo lo elemental del percibir humano.

El Escultor no debe pretender encontrar lo nuevo, debe hallar su propia identidad, que está ahí en sus obras, que son su presencia concreta.

El Escultor debe amar su trabajo como ama la vida, debe compartir como comparte en sociedad, debe soñar como añoran los seres queridos aquellas cosas amadas, debe nutrirse de las cosas queridas que tiene la vida.

Las Obras Escultóricas son vivencias, son hechos concretos, son reales, son formas, son vida, no son ni muerte ni destrucción del ser.

Los Materiales son agentes que permiten al Escultor la realización concreta de todos sus sueños y paisajes en su momento.

Los Temas son la identificación personal, son la respuesta a los interrogantes íntimos en su existir.

 

La Escultura es detener el tiempo, es recordar el pasado, es vivir el presente, es proyectar el futuro.

Es mi vida, realidad y amor.

 

 

1 ancestro 2 melancolía 3 compañeros escultura 3-1 4 la noche 5 adoracion 7 relieve de las lavanderas 7-1 primer taller 9 frutos del mar2 10 barequera 3 11 barequera 1 12 barequera 15 -1 unos años 1 15 amanecer 16 cura sin cabeza 16-0 el rio 18 Hercules 19 otro sapo 20 el deseo 22 otro pez 23 silletero 0 copia 26 silletero 1 27 silletero 2 28 silletero0-9 29 un silletero 30 un silletero 1 31 Silletero 0 32 silletero en marmol gris perla 33 silletero 0-2 34 silletero 0-3 35 silletero 0-8 36 otro silletero 37 silletero 0-4 38 silletero 0-5 40 silletero 0-6 41 silletero 0-7 41-0 barequera 2 41-1 aspecto de la exposicion en la Camara de comercio 1989 42 al horizonte 42-1 barequero 1 42-2 barequero 43 angustia 46 el beso 47 Ermitaño 48 La Bandera 49 la paz se va de Colombia 50 machinero 51 un hombre copia 53 violencia 54 la libertad 54-1 la primavera 55 exposicion museo El Castillo 56 escultura mesa 57 bodegón 58 torso travertino peruano mesa 1 59 torso travertino peruano mesa 61 torso travertino peruano formas formas 62 la libertad y cabeza de toro en hierro 63 la pirinola 1 64 la pirinola 65 torso de mujer 66 torso de mujer 2 67 el grito 68 torso 3 69 torso 4 70 torso femenino 71 virgen de armero 72 la esclava del orgullo 73 esclava del orgullo 1 74esclava del orgullo 2 75 esclava Bancolombia 76 sclava de las cadenas Bancolombia 78 esclava de las formas 2 copia 80 esclava de las formas 81 esclava de ls vanidad 82 la esclava de la vanidad : detalle 1 83 esclava de ls cadenas 1 84 esclava de ls cadenas 85esclava del pensamiento 1 86-1 87 esclava del secreto 88 esclava del secreto :detalle 89 esclava mesa 90 esclava-mesa trabajando 91 esclava-mesa 92 aquella.... 93 aquella....1 94 aquella...1 95 ecos de mi tierra 96 ecos de mi tierra 1 97 éxtasis 98 éxtasis 1 99 éxtasis 2 100 catapis 101 en el mar 102 en el mar 2 103 en el mar 1 104 la magdalena 104-1 105 me quiere no me quiere 1 106 me quiere no me quiere 107 las uvas 108 invierno en el alma 109 pipo y cuarta 1 110 pipo y cuarta 111 reciclador udea 1 112 reciclador udea 2 113 reciclador udea 114 reciclador 115 angustia 1 117 odalisca 118 la selva virgen 119 DSC_0037 120 121 DSC_0050 122 123 124 125 126 127 128-0 DSC_8611 (1) 128-1 128 129DSC_0025 130 131 132 133 134 135-0La Industria 135 136 pujanza1 136-1Pujanza Antioqueña 137 al sol1 139 alegria deportes 139-0Murales Colegio Alemán3 139-1Murales Colegio Alemán4 140 alla vamos 140-0 unidos1 140-1 unidos2 141 Angel custodio 141-0 El Silencio del Alma 141-1 Silencio del Alma 141-2 La oración 142 atanasio girardot 143 chiminigagua1 143-0San Carlos MABT 143-1San Carlos-MABT 143-2 San Carlos 143-4 Casa de Maquinas Central San Carlos 143-4 San Carlos :MABT 143-4 San Carlos 143-4web 144 DSCN4772 145 DSCN4774 147 flora1 148 flora2 148-1 DSC01780 149 Guia Canino 149-0 149-1 Pedro Nel Ospina 150 Héroes caidos en acción 150-1 heroes 8 150-2 heroes 9 151 jovenes 151-1 sc002ea8e2 152 la montaña1 153 la montaña2 155 la Sagrada familia 156 los caballos 157 los esclavos 158 mineros 159 Nacimiento de la diosa de la Sabiduria 161 Pila bautismal2010.. 162 Pujanza 167 Bolivar y La Libertad 168 Bolivar y La Libertad 169 un coloquio de vida

conversatorio con el maestro Miguel Angel Betancur Tamayo

LA SEDE ALTERNA DE LA DIRECCIÓN DE CULTURA DE ENVIGADO.
CONVERSARTE
Sus directoras
Devora Dante
Dora Luz Delgado P

Tienen el placer de invitar al
conversatorio con el maestro
Miguel Angel Betancur Tamayo

Septiembre 17

Hora: 7.00 PM

SEDE ALTERNA DIRECCION DE CULTURA DE ENVIGADO

Calle 38a sur # 38-16
Barrio Mesa.

TEL 302 22 08

Todos cordialmente invitados

11222420_499474080228344_7430139838870833680_n

11954740_499474393561646_519562016104136546_n

DSC_7980 DSC_7973 DSC_3521 DE LA SERIE LA CARGA 1 Bolivar y La Libertad 2 Casa de Maquinas Central San Carlos 3 San Carlos :MABT 12315_1418322616207_6471873_n

Barbara Hepworth

Recomendada Escultora Barbara Hepworth, de gran personalidad y desarrollo monumental .De gran Sitial entre los grandes Escultores del mundo. !!!

Art & Photography / Lessons to Learn

Lessons We Can Learn From Barbara Hepworth

A richly textured life spent making art that changed both attitudes and landscapes – here we consider the many lessons we can learn from a great British sculptor

Barbara Hepworth at Trewyn Studio, 1961, Photograp

Barbara Hepworth at Trewyn Studio, 1961 Photograph by Rosemary Mathews, Courtesy Bowness, Hepworth Estate

There are all manner of morals lurking behind the surface of art. Most important are those works that remind us of our place in the world. For this, we should look no further than the British sculptor Barbara Hepworth. Hepworth believed in the power of art to shape society, inspired by the groupings of totemic stones found dotted across the Cornish landscape. “Whenever I am embraced by land and seascape I draw ideas for new sculptures; new forms to touch and walk around, new people to embrace, with an exactitude of form that those without sight can hold and realise… It is essentially practical and passionate,” she said in 1966.

The first major London exhibition of her work for almost 50 years opens at Tate Britain on 24 June, while The Hepworth Wakefield is currently celebrating a brace of shows to mark the 40th anniversary of her death. From Hepworth’s earliest surviving carvings to the large-scale bronzes of the 1960s, we are able to consider how the intangible mystery of feelings co-exists with the fleshly realities of everyday life.

Make more space for nature
Alongside her second husband, the painter Ben Nicholson, Hepworth became a key figure in the development of the artists’ colony in St Ives. Its influence on her work is best seen in the accompanying catalogue to Tate’s 1985 exhibition St Ives: Twenty Five Years of Painting, Sculpture and Pottery.

For most of us, our busy, saturated lives leave little space for nature. The artists who have lived and worked in West Cornwall often speak of the sea and its ever-changing colour from slate grey to plum to deep ink blue and moss. To her friend, the critic Herbert Read, Hepworth once wrote: “Imagine the critic having to climb a hill, or walk a mile through a forest … to see a sculpture.” Hepworth loved her sculptures to be seen outside of the museum, reacting to the light and the seasons.

Believe in the power of art
The new artistic bodies that established themselves after the war – the Arts Council and the British Council – gave a new democratic principle for sculpture. Consequently, today you can find a Hepworth everywhere from Holland Park to Wolverhampton.

Hepworth’s enthusiasm for public sculpture in the 1950s might relate to the role that democratic art had in the thinking of the Abstraction-Création group. Hepworth joined the group in the 1930s after several visits to Paris where she met leading artists like Picasso, Naum Gabo and Constantin Brancusi.

Hepworth hoped that her art presented the possibility of change in society. The erect stones in Group I (Concourse) (1951) were inspired by the piazzas she saw in Italy; the totems that make up Conversation with Magic Stones (1973) and the 6.4 meter high Single Form (1961-64) which stands outside the United Nations Building in New York, all suggest concord. As Dore Ashton wrote in the catalogue to Hepworth’s ‘Conversations’ show at Marlborough Gallery in 1973, her work is about the “vision of a cosmos” – a vision for collective living, despite the chaos that abounds.

Can you have it all?
Steering clear of the facile 2011 American comedy film I Don’t Know How She Does It (based on Allison Pearson’s novel of the same name) the question of how a woman might balance the demands of a family whilst having any sort of career – let alone an artistic one – is not likely to go away anytime soon. It is a subject that Hepworth tackled head on.

She had a son with her first husband, the sculptor John Skeaping in 1929 although their marriage didn’t last. In 1931 Hepworth met Nicholson who shared her interest and passion for pure abstraction. They went on to have triplets three years later. In letters written to Nicholson, Hepworth worried most about “being separated from carving by nurses, undernurses and cooks.” She was not about to replace her chisel with a rattle.

Some writing about Hepworth can present her as a tough, selfish mother. The triplets were farmed out to a Hampstead nursery-training college and were later given scholarships at the progressive boarding school Dartington Hall. The tenacity however with which she developed her career is impressive: “we shall be twice as much use to these babies if we are producing good work,” she wrote in letters that are today nestled in the Tate Archives.

Celebrate the sexes
“It is often stated that women’s work is best when it accepts the limitations of their sex and is most feminine,” Hepworth said in 1950, “but that by being feminine it has never scaled the upper reaches of achievement in art and presumably never will. This belief in the inevitable inferiority of women’s art presupposes a competitive element between the sexes. I do not believe that women are in competition with men. I believe that they have a sensibility, a perception and a contribution to make which is complementary to the masculine and which completes the total experience of life. If this is accepted, instead of feeling cheated because a woman is not a man, it becomes possible to enrich one’s experience by the contemplation of bivalent expression of idea.”

Use your body to feel sculpture
In an interview in 1972 Hepworth suggests that we give her sculptures a “pat” when viewing them. She was talking in particular about The Family of Man – a group of 9 individual bronze sculptures completed in 1970. One of her final works, the sculptures represent ancestors, two parents, bride and bridegroom, a youth, a young girl and something which she resolves as the “ultimate form.”

“I think every person looking at a sculpture should use his own body. You can’t look at a sculpture if you’re going to stand stiff as a ramrod and stare at it. With a sculpture you must walk around it, bend towards it, touch it, walk away from it,” she says. We ignore her advice at our own peril.

Barbara Hepworth: Sculpture for a Modern World is at Tate Britain from June 24 to October 25. Hepworth in Yorkshire is at The Hepworth Wakefield until September 6 and A Greater Freedom: Hepworth 1965-1975 is at The Hepworth Wakefield until April 2016.